Facebook social media Instagram social media Youtube social media Twitter social media LinkedIn social media
Beautiful sunset at La Paz BCS, Mexico

Refrescante paz y tranquilidad en Baja

White ornament

Un beneficio obvio de mudarse a un lugar con menos gente es menos ruido, pero el verdadero placer de un espacio abierto tranquilo a menudo pasa desapercibido.

Cambia la jungla de asfalto por kilómetros de árboles y cielo abierto. La tranquilidad y la amplitud de los pueblos pequeños hacen que las actividades tranquilas sean aún más serenas, ya sea meditación, yoga o sentarse en el balcón con una taza de té. Los pueblos pequeños no siempre son culturalmente variados, pero en Baja Sur encontrarás vecindarios multiculturales en todas partes sin perder la esencia de México y los lugareños.

Hay un cambio inesperado en el ritmo de una gran ciudad a una pequeña ciudad, donde todo, desde comprar alimentos hasta tomar café, a menudo se hace de manera más lenta y deliberada que en una metrópolis bulliciosa. Desplazamientos más cortos y menos tiempo atrapado en el tráfico. Se tarda sólo unos minutos en conducir de un extremo a otro de una ciudad. Los pueblos como La Paz, Todos Santos, Cabo San Lucas, Los Barriles, La Ventana, San José del Cabo están a 2 horas en coche. Así puedes desayunar en Los Cabos e ir a cenar a Todos Santos el mismo día.

Las ciudades pequeñas tienden a tener una determinada forma de hacer las cosas y los valores están más arraigados. La gente espera que seas más educado y respetuoso. Probablemente la razón más obvia para vivir en una ciudad pequeña es porque el costo de vida no es tan alto como en las grandes ciudades. La propiedad, la comida, la ropa y muchas otras cosas son más baratas en las ciudades pequeñas. Puede comprar o construir su propia casa más fácil y rápido, puede comprar un auto nuevo sin grandes ahorros y comer mejor sin gastar todo el sueldo en comida. Es mucho más fácil ahorrar dinero cuando se vive en una ciudad pequeña.

Muchos de ustedes pueden no estar de acuerdo, pero las personas que viven en las ciudades pequeñas son mucho más amigables y sociables que las que viven en las grandes ciudades, que no tienen un minuto libre para hablar con sus vecinos. El problema es que la mayoría de las personas que viven en las grandes ciudades no conocen bien a sus vecinos ni a la ciudad misma. En las ciudades más pequeñas, la gente se conoce y se ayuda si es necesario.